Jonathan Brown, el encuentro fortuito como cantera de creación

9818966_origJonathan Brown honra una larga tradición artística que se ha servido del fotomontaje como arma crítica o, simplemente, lúdica. En la actualidad combinar lenguajes y medios de comunicación distintos con resultados chocantes ya no responde a posicionamientos estrictamente políticos y antiautoritarios como ocurrió en el pasado (Jean Heartfield, Hannah Hoch, Martha Rosler…), pero este rico acervo artístico puede ser aprovechado para despabilar nuestra adormecida capacidad de respuesta ante el aluvión de imágenes.4571185

Nos hemos desacostumbrado a mirar las imágenes, a leerlas. La saturación provoca indiferencia. Jonathan juega hábilmente con los efectos desestabilizadores del collage visual y tergiversa la univocidad de los mensajes. Fuerza nuevas lecturas, nos obliga a detenernos en esos desplazamientos psíquicos que provocan los felices errores visuales, como los llama el artista. El azar interviene a menudo en el montaje, revelando asociaciones subconscientes que serían difíciles de plasmar sin ese elemento fortuito que convierte en imprevisible el resultado final.

Jonathan establece fructíferos diálogos con artistas que trabajaron con humor e ingenio la libre asociación conceptual: Magritte, Richard Hamilton… Aunque sus collages y assemblages se enraízan en el pop art, Brown rehúye la estética de colores chillones y superficies satinadas, así como la literalidad icónica del pop americano. Su espíritu es más afín al dadá y al pop británico, que a su vez recicla desde una actitud neo-conceptual cercana al humor subversivo del californiano John Baldessari.

536311Artista multidisciplinar fascinado por el lenguaje, aplica el mismo principio en sus películas de metraje encontrado en Super8 que en sus assemblages y collages. Descubre infinitas posibilidades plásticas y conceptuales para resucitar y recontextualizar todo tipo de material encontrado.

Cobija antiguallas en cajones reciclados, evocándonos la figura de Joseph Cornell. Como éste hiciera, también Jonathan encuentra en los rastros su materia prima para componer narrativas que activan la nostalgia. El mismo principio aplica a sus collages de recortes de cuentos ilustrados y sus films realizados con material en Super8, pero en Jonathan prevalece una mirada analítica y socarrona, en ocasiones perversa, pues sus fuentes van desde Henry Darger hasta iconos mediáticos de los setenta, que subvierte con humor.

En definitiva, es un artista multidisciplinar que nos contagia su fascinación por el lenguaje, interrogándonos con sus acertijos, haciéndonos incursionar por los recovecos de la memoria y el imaginario compartido.

Anna Adell

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s